Los hombres que no amaban a las mujeres PDF

Los hombres que no amaban a las mujeres PDF. Es una novela escrita por Stieg Larsson, la cual forma parte de la Trilogía Millennium que agrupa a tres novelas de origen sueco.

Este libro se ha vuelto bastante influyente desde su publicación en el año 2005, luego de la muerte del autor en el año 2004, es por ello que se ha vuelto en uno de los textos más buscados por los amantes del género suspenso y policíaco, convirtiéndose de esa manera en bestseller en todo Europa.

Stieg Larsson en este libro titulado “Los hombres que no amaban a las mujeres” cuenta la Los hombres que no amaban a las mujeres PDFhistoria de Mikael Blomkvist, el cual es sentenciado por difamar a un reconocido empresario a través de una reconocida revista económica titulada Millenium. Le ofrecen a Mikael el llevar a cabo un libro sobre el imperio de la Corporación Vanger y la familia que lo formó, como así también investigar la desaparición misteriosa de Harriet, la sobrina del dueño de dicha corporación, todo a cambio de información valiosa que le permitirá apelar la sentencia por difamar al empresario Hans-Erik Wennerström.

En la investigación que realiza Mikael sobre esta gran compañía conoce a todos los miembros de la familia, en donde también comienzan a salir a la luz muchos de sus secretos, como es el caso del reparto de acciones entre socios, el pasado nazi de algunos de los miembros de la familia, como así también todo lo que gira en torno a la desaparición misteriosa de Harriet Vanger, por lo que cada vez Mikael Blomkvist se ve más intrigado en la historia de la Corporación Vanger antes que en la información que le podrían proporcionar del empresario que difamó en esta reconocida revista económica.

Descargar Los hombres que no amaban a las mujeres PDF

El lector se quedará atrapado por los diversos recursos que utiliza Stieg Larsson para conseguir incrementar el grado de misterio, muchos de los cuales se asemejan a las novelas de misterio escritas por autores estadounidenses, de los cuales el propio Stieg afirma que siguió sus pasos.